Mañanas de seda


Estaba triste

miraba para afuera, me daba mucho miedo
Las personas no eran personas, eran extraños
No podía identificarme con nada
Encerrada
Miedo, angustia,

peligro, desolación
Desesperación por tal estado...


 Estaba dormida...

fantasías exageradas en un sillón
Jugaba, y estaba dormida
No salía, no sabía
Encendía ambientes de nostalgias
Creaba imágenes fantasiosas
Desilusión
Y poco amor

Ya nada tenía sentido,

era un sin salida (infierno)
La tristeza era la enemiga más poderosa que existía,
Venia cuando quería,

se mostraba indestructible y gobernante
Me mostraba que de allí

no podría sacarme nadie...

yo estaba débil

Estaba dormida...

dormida

donde mis sueños eran una eterna oscuridad,

de fantasmas inventados

y frustraciones creadas

era un sueño
Yo estaba dormida...


 Ahora comienza la luz
Hacerla brillar en la oscuridad de los momentos...

Calmar las fieras,
Y elegir los ángeles
Calmar las aguas

y volver al Edén...

Somos hojas renovábles de un mismo río,

no hay cizañas ni espinas que nos hagan

volver atrás...

un arte,

una esperanza,
una lucha
Una lección
Aprender a ser feliz

salir de la oscuridad existencial
Prender velas al destino
Vivir el hoy intentando
Sonreír cada día...
Sin ningún temor...