El Hombre creativo
Abrió mi puerta
Miró entre mis nudos
Desarmó mis heridas.
El Hombre creativo
Me ha hecho niña de nuevo
Me dio sus luces intactas
Secó mis lágrimas
De cualquier olvido oportuno.

El hombre creativo,
Llenó de sol mi mirada
Limpió de nubes el corazón latente
Ungió mi rostro de agua bendita.

El hombre creativo
Me ha dado su más bello tesoro;
Ha deslizado su sonrisa
En almas desesperadas por El Pan.

El Hombre creativo
Me ha dado vida nueva
El Hombre creativo enciende luces
El hombre creativo ahora está en Dios (es Dios)

El hombre creativo está lleno de soles.
De gloria, de espinas,
De mucha condecoración.

El hombre creativo me ha dado su mirada
Me ha regalado una escoba
Para empezar a barrer
Y mirar la casa desordenada
Con amor y piedad.

Mi miseria, es tu miseria
Mis pisadas, tu origen
Mis zapatos, tu escuela
Donde empezarán a andar.

Mis olvidos, tu renuncia,
Mis alpargatas, las espuelas.
El hombre sabio se ha levantado,
se ha ido a trabajar.

Manos creativas,
encendidas de fuego,
Mirada indescriptible
Palabras sin hablar.

El fuego ardiente del espíritu
La sintonía de sus caricias
Las manos, el corazón.
Sus manos, su energía...
Su paz, su paz.
Su entrega, su fuerza,
su razón.

El hombre creativo está despierto
Me invita a sonreír.
El hombre creativo es mi concierto
Me ha regalado la espada de la verdad.