Que vida de vida...
de vida para subir, de años para bajarlos.
Qué carga de cargas...
De ruedas y tajuares
De rodas y mas sillas en tu portón

Imágenes en mente...
Me sabes inspirar con tu angustia..
Pero me tienes mas atada que suelta en tus brazos..
Sueños insensatos...
¿Seré siempre la misma malcriada?...
Ella me espera, con su instrumento en las manos...
Y que la vida, la vida...
Me subo o me quedo en vano...
¿Me sigo o me quedo?
¿Me quedo o me bajo?

Me salto o me juego...
Me tiro o me largo...
Me uso, o me mato...

Prefiero vivir, vivir plena..
El agua sana entre mis manos
El uso del destierro
Y encontrar mas adelanto
En años caídos en un olvido
Y una cereza de alegría...

Cuanto ansío de la vida
Que me encuent5re muy amado...
Es su rostro el que me espió
Varias veces animado
De palabras desnudas
Incoherentes
En mi léxico alivianado
Yo te llevo cargas de encierro
De andar mendigando lo inmendigado...

Eres mártir de mi tierra
De mis siglos atrasados
Ya estoy yendo
Llevando un sueño y una longitud
Buscando el lapso
De encontrarlos
Quizás lejos
Quizás de este lado,
Pero quizás en el mundo
De los mundanos
Llevando la hoja del árbol caído
En un otoño primaveral...

Tengo la llave que abre
Portones gigantes
del destino.
Este no existe,
Es solo el reflejo
De lo que no hemos vivido.

Creía haber encontrado al destino
Pero no existe
Mirarlo, seria como arrancar un delirio,
Ya rocoso y desterrado

Yo lo amo en la distancia
Y del cambio en sus manos
Quiero, quiero, quiero tanto
Quiero salir de este vacío...
Quisiera hacerlo...
Y volvería tan alta
Que realmente espantaría a muchos...