Llamen a quien no quiero escuchar...
Me pasa la vida,
y te miro...
¿Por que mantienes el silencio inmediato,
aun cuando no puedes alcanzarme?

Renuncias a ti mismo, a tus proyectos,
me pides un tiempo, que vuelvas a ellos.
Y mientras la vida te espera... sigues pensando que existo,
que puedes lograrlo...
No mueras sin decirme a donde irás..
nadie sabe de lo justo, nadie que pasó por este suelo.
Suelo de desaciertos,
de cosas que nadie puede controlarlas,
ni tu propia incerteza de la vida...

A pesar de que existo,
te preguntas si estoy viva.