Somos enigmas para descifrar.
No quiero nada, estoy en cuerda.

Somos conciertos de ansiedad,
y de toda bronca acumulada.

Somos únicos sin reparos.
Basta de gritos y reservas,
basta de cambios sin extinción,
basta de frio en mis piernas.

Es una lucha,
y no comprendo los movimientos,
es un cerco desigual,
se quiebran las ramas del árbol caído,
se enciende la mano del que me da.

Explota el centro de inspiración,
tiran las hojas escritas,
vuelan las nubes poéticas,
crecen torrentes de energía...