Juntar las fuerzas del respiro,
del paso de cada día.
Abrir el sol, las alas,
Calentar el cuerpo de compasión...

¿Cómo puedo hacer?
Quiero viajar hasta aquel espacio,
y llenarte de dulzura los ojos...
Saltar al patio de las verdades...
jugar inquieta entre tus brazos.
Más me entrego, más me enlazo,
en lo que alguna vez fué mío.

Si existiera algún auxilio,
de los que rodean tu memoria,
saltarías en la gloria,
como si no te hubieras ido...
Solo el tiempo fué testigo
de lo que has dejado desmantelado.

Y aunque existes en mi pasado,
el presente no te borra,
la memoria es la soga,
que enlaza lo que estuvo unido.
Un amigo es un amigo,
desde cualquier atmósfera.

Me dejas suspendida en el aire,
inmune al paso del suelo,
estaré en huelga de todos...