"Esfuerzo" me dijiste a los oidos,
susurraste en mi falta de comprension al caso.
No tengo marcas del resfrio,
ni de los pasos andados.

Miedo que paraliza en fronteras,
sueños que vuelan muy altos,
caídas que son herramientas,
de la lucha diaria por alcanzarlos.

Planeamos casas y comidas,
cuidar de abuelos y ancianos,
tenemos todo en la rodilla
perdemos tiempo y trabajo.

Me sacas la luna para llevarla,
me dejas en cuclillas, esperando,
que vuelva el viento que me trajo
o la brisa que me lleva.
Sigo sin perder estrellas,
pero a la luna me la han quitado.

Al rio voy en la tormenta,
ya no me importan los grandes hallazgos,
he aprendido a navegar en tinieblas,
y para ello el barco ha zarpado.

Incertidumbres y mayor esfuerzo,
y aunque precaria situación al paso,
ya no temo la adversidad, me he curado
de esperar lo mejor de la vida.
Más profundo, más camina,
el que alguna vez fue dañado.