En pedazos de existencias,
la marcha de los dias incalculados,
el resplandor de una nueva mañana,
cargada de luces y desafios...
Cambiando el sistema por pocos recreados
de sitios insopechados,
con nadie de mi lado,
con nadie de su lado.

Tirandome al vacio,
quizas en puja encuentre un nido,
quizas lo haga con esfuerzo,
quizas lo encuentre,
quizas lo haye.

Con los reclamos en el hombro,
en el remolino de mi memoria,
entre los actos fallidos enfrentados,
entre mi debilidad,
y los muros de tantas personas....

Revivir los intentos,
hacerlos gloriosos
de nuevo,
como si nadie hubiera pasado.

Seguiré los suelos,
floreceré montañas,
caminaré estocadas,
seguiré intentando,
ganaré la apuesta.

En vientos cálidos de verano,
lucharé con el sol a cuestas....
Ya no aguanto tus palabras en mis dias,
por eso calcularé el tiempo
según mis etapas de conveniencia.

No me interesan los cardos ni las escopetas,
no me dan vuelta las amenazas de agonia,
mas vale muerta a no intentar revivirte
en mis espacios, en mis dias...

Enfrentar los agujeros de mi humanidad,
de las palabras sin sentido,
de los deseos sin argumento,
de los tropiezos sin auxilio,
de mis intenciones poco escuchadas,
de mis esfuerzos tan vanos,
de mis caidas escondidas...
aunque no este tan sola...

No se si podré demostrarte,
tal vez la vida no quiera que lo haga,
tal vez mis estrategias esten cargadas de debilidades,
de flaquezas...
y aún me falte crecer,
y darme cuenta que el mundo sigue siendo injusto.