Crecimiento que duele,
desafio del sistema.
Mi dificultad,
mi flaqueza y
mis ganas de correr bien alto.

Gracias por tus dulces
y por el viento que veces llega.
La mañana es una seda,
y yo me encierro en el llanto;
Crecer a vecez cuesta,
más aún en tu propio castillo...

Mil maneras de hablarme,
mil formas de intentarlo.
Los pétalos caen de día,
y se renuevan en la madrugada...
Las noches reviven y transforman
lo que ayer parecía perdido...

"¿Qué te atrapa?", me preguntaste...
y yo quedé muda,
llenando mis argumentos fallidos.
No te diré lo que siento,
tampoco preguntes cual es mi nido.

Desafío,
es un desafío...
algún día lograré vencerte.
Este es mi tiempo,
el que me llaman a la lucha,
y caigo,
caigo...
y a veces parece que muero.

Estoy aquí
y ahora,
pensando en ayer,
tratando de entender la vida que atravieza mi almohada.
Pero,
como siempre,
errada...
Trato de hacerlo,
y veo caidas.
A veces de lejos,
me perdono,
y veo buenos resultados.

Soy pequeña,
pequeñita...
y a veces mas fuerte que un Gigante.
Llevo una luz,
que me sostiene,
y me hace crecer en el amor.
Tengo mi alma,
que en el fondo lucha por aceptarme así...
débil e insensata.

Todo cambiará,
y mis caidas
habrán quedado bien lejos...
Esa es a pena que pasa el caminante,
la de sentir
los pasos dejados
como pétalos caidos,
en la laguna inmensa de la vida...

Me encuentro,
y me encuentro mil veces;
y me repito
cuánto tiempo necesito para seguir cayendo...
Menos aún entiendo lo que pasa a mi alrededor,
si Dios está,
o lo llevo la brisa...

Es un paso,
solo un paso a la nada,
salir corriendo y enfrentar carteras,
enfrentar contrarios
y enfrentar caretas.

Mundo insensato,
deberías haber muerto antes de haber nacido...
Cómo puedes dejar con hambre a tanta gente inocente
que intenta crecer,
y con pocas fuerzas,
que intenta ser alguien...


¿A costa de qué?, ¿De su propia muerte?

Ya no se a quién obedezco,
si ami voz,
a mi corazón,
o a mis impulsos..