Hace frio, y me hielan las manos,
bajo estradas llorando por un beso,
por un abrazo...
un abrazo...

Me miras de frente,
me tienes descalza,
me aumentas el tiempo
de la constante despedida.

Adónde me mandan,
adónde me cubren,
adónde me tienen
ciega, sorda
y encima lejos.

Me aumenta el misterio,
me dejas rodando
en la incierta lucha que me queda
en el poco espacio de mis dias.

Voy quedando parada...
igual, la corriente me lleva...
destino incierto,
ropa mojada,
huesos secos,
ansias de amarte.

Caras compartidas,
locuras pequeñas,
juegos inexactos,
mitología griega.

En deshielo,
y en la mira,
en la ciega medida de las almas.
Abres tu juego
despacio, sereno, amable.
Sabes que en el cielo,
aún estarás vivo..